Historia

 
La Real Maestranza de Caballería de Granada se fundó el 12 de enero del año 1686 por la nobleza local, con acuerdo del cabildo de dicha ciudad, tomado en el día anterior y acogiéndose al patrocinio de la Inmaculada Concepción con advocación del Triunfo. Eligieron por Hermano Mayor al marqués de Valenzuela; por maestro fiscal a Don Fernando Agustín de Rojas; al conde de Torrepalma por diputado primero; por segundo a Don Blas Manuel de Paz y Guzmán, y por secretario a Don Nicolás Carnero y Guzmán. Además se organizó el blasón que ostenta tan ilustre Corporación.

En sus primeros inicios se dota de unas Ordenanzas y su actividad principal será la ecuestre realizando funciones públicas de justas, juegos de cañas y otros ejercicios en el campo del Triunfo, o en las carreras del Genil y del Darro.

Los Fundadores de esta Real Maestranza de Caballería de Granada fueron: Antonio Domingo Fernández de Córdoba y Castilla (Marqués de Valenzuela), Fernando Agustín de Rojas y Pacheco, Pedro Verdugo y Albornoz (Conde de Torrepalma), Blas Manuel de Paz y Guzmán, Nicolás Carnero y Guzmán, García José Dávila-Ponce de León Corvera Cuevas y Mendoza Bohorques y Zayas, Francisco Dávila-Ponce de León Corvera Cuevas y Mendoza, Cristobal de Morales y Morales (Marqués de Garantía), Cristóbal Gómez de Vega y Montalvo, Alonso de Granada y Venegas, Luis Maza de Mendoza (Marqués de Casablanca), Cristóbal de Alarcón Varona y Cibo, Francisco Zambrana y Guzmán, Álvaro de Henestrosa y Ponce de León, Gonzalo Dávila Maza y Quesada, Luis Suárez de Toledo y Cueva, Juan Manuel Pérez de Herrasti y Ferrer Gadea, Martín Alonso de la Cueva Benavides, Antonio Montalvo Antonio Castillo de la Cueva y Sotomayor, Luis de Paz y Varona, Baltasar Afán de Ribera Gadea y Bazán, Melchor Afán de Ribera y Gadea, Bernardo de Fuentes y Padilla, Francisco Navarro y Nuño de los Cobos.

“Es a partir de 1725 cuando se produce un importante auge de esta Real Corporación”

Es a partir de 1725 cuando se produce un importante auge de esta Real Corporación debido a los privilegios que la Monarquía concedió a todas las Maestranzas: En la Maestranza de Granada los privilegios se materializaron a través de Reales Cédulas. Así, se le concede el título de “REAL CUERPO DE MAESTRANZA”, se le dota de Uniforme, el Hermano Mayor pasa a ser un Infante de España (en la actualidad es el Rey de España), etc.

Desde la segunda mitad del siglo XVIII la Real Maestranza de Caballería de Granada se convierte en una Corporación nobiliaria muy importante con un número de Maestrantes muy considerable. Esta época dorada, que durará hasta aproximadamente el tercer cuarto del siglo XIX, es considerada la de mayor esplendor donde se realizaban principalmente ejercicios ecuestres y corridas de toros, y en un plano paralelo la enseñanza entre los hijos de sus miembros y las actividades benéficas.